lunes, 16 de marzo de 2009

Beefeater

Aunque sinceramente yo prefiero Bombay, y si es Sapphire mejor aún, con su limoncito exprimido...bueno, que me lío, vamos al tema.

Beefeater es el nombre popular que reciben los guardianes de la Torre de Londres, no está claro de donde proviene este término exactamente, puede que de una parte de la paga que recibían que era carne de vaca, o de la alimentación que recibían que era bastante buena, ya que eran un cuerpo de élite y en comparación con el resto de la población, comer carne casi a diario era un lujo...y lo sigue siendo en algunos sitios.
Su nombre correcto en inglés es Yeomen Warders y completando más aún Yeomen Warders of Her Majesty's Royal Palace and Fortress the Tower of London, el término Yeomen en este caso hace referencia a un trabajo honesto, sobresaliente y leal. No confundir con Yeomen of The Guard, que van vestidos casi igual y fueron creados en el mismo año, pero los Yeomen Warders sólo están a cargo de la Torre de Londres y los Yeomen of the Guard son los guardaespaldas de la monarquía británica, son los mismos que acompañan a la reina Isabel II (en este caso) en la apertura anual del Parlamento, por ejemplo.

Guardan la torre desde 1.485 con la misión de vigilar a los prisioneros que allí había (de alto copete) y de guardar las joyas de la corona, un tesoro en toda la regla, y eso que Cromwell se encargó de fundir las que había antes de liarla, por lo tanto "sólo" existen joyas desde 1.659. Ahora tienen una presencia puramente ceremonial además de ser los guías de la Torre de Londres, pero es una gozada verlos cuando llevan sus trajes rojo y oro al más puro estilo Tudor.

Hoy en día los Yeoman Guarders son treinta y cuatro hombres y una mujer, formados por un Yeoman Sarjeant (sargento mayor), un Chief Yeoman (principal), un Yeoman Gaoler (carcelero), cinco Yeoman Sarjeants, mi preferido, el Yeoman Warder Ravenmaster , que es el encargado de cuidar y alimentar a los famosos cuervos de la torre, y 26 alabarderos.
No es sencillo ser Beefeater, toda persona que quiera aspirar a este puesto debe de haber servido al menos 22 años en las FF.AA. Británicas alcanzando el rango de suboficial, haber sido galardonados con la medalla por largo servicio y buena conducta y tener entre 40 y 55 años al nombramiento.
Todos viven dentro del recinto de la Torre y se van turnando para realizar las tareas comunes, como son las de estar de guardia y hacer de guías. La vida es la misma que en la de un pueblo pequeño, viven alrededor de 150 personas e incluso tienen su propio Pub.
Desde hace 150 años van vestidos a diario con el traje azul, el rojo sólo lo utilizan para ceremonias especiales, este último lo dejaron de utilizar hacía el año 1.856 debido a la contaminación tan salvaje de Londres gracias a la Revolución Industrial que destrozaba los trajes "buenos", y no es para menos ya que cada uno de estos cuesta unas 6.000 libras, como para mancharlo con indeleble.

Todos ellos nos podrían contar historias increíbles sobre la Torre, sus dependencias, sus reales presos, sus secretos y sus intrigas a lo largo de casi 1.000 años, sin embargo a todos les llena de satisfacción participar en la Ceremonia de las Llaves, una ceremonia que lleva celebrándose desde hace 700 años y lo único que ha cambiado en este tiempo es el nombre del monarca de turno, no es otra cosa que el cierre bajo llave de la Torre:

"¿Alto! ¿Quién va?"
"Las llaves"
"¿Las llaves de quién?"
"Las llaves de la Reina Isabel"
"Adelante entonces. Todo esta bien"
Se entrega la llave al Gobernador Residente y el Jefe Alabardero dice:
"Dios Salve a la Reina Isabel"
Entonces todos se quitan los gorros y responden:
"Amen"




Yeomans con traje de diario. Esta es la primera mujer que accede al puesto.




Beefeater con traje de domingo