jueves, 5 de febrero de 2009

La Primera

Hola a todos y bienvenidos.

Después de un tiempo pensándolo hoy me he decidido a comenzar esta andadura, este blog en el cual escribir aquello que me apasiona, la historia, en el amplio sentido de la palabra.
Existen varios blogs, de los cuales pondré enlaces en breve, que son impresionantes debido a su contenido, yo me vengo a sumar a este universo histórico y deseo, como mínimo, no desentonar.

Así que empezamos, estaba pensando por donde...y que mejor que por explicaros a que corresponde el recorte de pintura que enmarca el título del blog. Primero tengo que decir que siendo parido en la Capital del Ebro uno de los hechos históricos que me ha marcado desde pequeño fue el de Los Sitios de Zaragoza, además estamos metidos en la celebración de los mismos, así que mis primeras entradas hablaran de ellos.

Al lío. La pintura se llama "Ataque al Monasterio de Santa Engracia en Zaragoza el 8 de Febrero de 1809", un nombre cortito y fácil de recordar pero más descriptivo imposible.
No me voy a meter en la historia y el trasfondo en si (eso lo haré en las siguientes entradas), pero os contaré por encima que paso ese día.

Lannes, el mariscal a cargo de las tropas francesas y sustituto del inoperativo Junot, cambió por completo la táctica para la toma de la ciudad, si antes todos sus predecesores querían tomarla al asalto, lo cual se vio totalmente inútil debido al valor de los zaragozanos y al propio diseño de la ciudad, incluso el propio Lannes escribe a Napoleón:

-"Nunca he visto tan feroz ardor exhibido por nuestros enemigos en la defensa de esta ciudad. He observado a mujeres que se lanzaban a las brechas para dejarse matar...Majestad, ésta es una guerra de horror..."

Lannes se da cuenta de que el combate cuerpo a cuerpo es una ruina para su ejército, y para el defensor, de hecho envía un mensajero a Palafox con las últimas noticias de las victorias galas sobre los ejércitos españoles e ingleses en la península esperando que se rindiera, la respuesta de este es clara :

"El general de Aragón ni conoce el temor ni se rinde"

Viendo la cabezoneria aragonesa se decide por un continuo bombardeo de los puntos claves de la ciudad, además de un sistema de minas y contraminas para reventar desde el subsuelo importantes edificios y valladares maños, esto da resultado, pero en el Arrabal de Altabás los conventos de Jesús, San Lázaro y Santa Isabel son auténticas fortalezas para los defensores y aguantan en pie, Lannes, al amanecer del día 8 de Febrero dio orden de que veintidós cañones comenzaran a disparar sobre el de Jesús consiguiendo literalmente tirarlos, luego se ordena el asalto a la infantería francesa y los defensores se refugian en el cercano convento de San Lázaro, que cae también del mismo modo así como el de Santa Isabel.
Un poco más tarde el monasterio de Santa Engracia cae definitivamente en manos invasoras, era parte francesa desde hacía dos semanas, pero ese día se apoderan de todo el convento.





El cuadro nos enseña la última defensa de los zaragozanos en Santa Engracia en tan aciago día para ellos.