lunes, 28 de julio de 2014

Recreación de la Ceremonia de Coronación de los Reyes de Aragón

Hoy he escuchado que el ayuntamiento de Zaragoza quiere hacer, para abril del próximo año 2015, la recreación de la ceremonia de coronación de los reyes de Aragón.
Espero y deseo que sea algo digno, y no algo cutre, espero que tenga en cuenta cierto rigor histórico, ya que la ceremonia en sí misma era algo realmente espectacular acorde a la importancia de los reyes coronados, y la corona que representaban.
Mi opinión es que estamos ante una buena oportunidad de ensalzar la historia de esta ciudad, y no debemos de dejar de pasar la oportunidad.
Le quieren dar un enfoque tipo "Las Bodas de Isabel" en Teruel, con mucha participación ciudadana y que la gente se vista de época.

Aquí tenéis un artículo de Miguel Martinez Tomey, director de la Fundación Gaspar Torrente, en el cual explica bastante bien en qué consistía dicha coronación.
La Coronación de los Reyes de Aragón

Y aquí una entrevista en Aragón Digital a Elena Allué, directora general de Turismo de la D.G.A., donde habla de este acto. 

“...como quiera que los reyes de Aragón están obligados a recibir la unción en la ciudad de Zaragoza, que es la cabeza del Reino de Aragón, el cual reino es nuestra principal designación y título, consideramos conveniente y razonable que, del mismo modo, en ella reciban los reyes de Aragón el honor de la coronación y las demás insignias reales, igual que vimos a los emperadores recibir la corona en la ciudad de Roma, cabeza de su imperio."

"Al atardecer, todas las comitivas salen de la Aljafería en una gran cabalgata, llegando hasta la muralla de la ciudad y atravesando los barrios de San Pablo, el mercado y Santa María hasta llegar a la Seo. En todo su recorrido se han colocado luminarias en las ventanas de las casas, se ha limpiado y perfumado el suelo y se contempla en silencio su paso de acuerdo con un estricto orden protocolario: primero los hijos de los caballeros, portando las espadas de quienes también en esa ceremonia serán armados caballeros; después los porteadores de las espadas de los nobles de todas las nacionalidades. Tras ellos, un ricohombre o noble aragonés porta la espada del rey, seguido de unas carretas que llevan unos enormes cirios que preceden al propio rey, a cuyo paso las gentes gritan "¡Aragón, Aragón!". Cierran la cabalgata los señores que van a ser armados caballeros.!"