jueves, 7 de noviembre de 2013

Las Pelotas de Enrique VIII

Westminster Hall es la parte más antigua que queda en pie del palacio de Westminster en Londres, sí, es donde está el Parlamento. Es resto del palacio ardió en 1834 y fue reconstruido al estilo victoriano, es lo que vemos hoy día. Es al primero sitio donde te llevan cuando vas de visita al palacio, y es muy molón.
Construido en 1097, es una salón de 21 x 73 metros y no tiene ni un sólo pilar sosteniendo el techo, no siempre fue así, se construyó con pilares, pero unos 300 años después Ricardo III mandó quitarlos, así que el carpintero real, Hugh Herland, tiró de ingenio y se marcó un artesonado absolutamente impresionante para sostener el techo, la llamaron "La más grande creación medieval en madera", y ciertamente, es para verlo.


Una vez hecho, había que darle salida a semejante obra maderil y mostrarlo, así que desde aquella época hasta nuestros días se ha utilizado para infinidad de eventos:
-Corte del Tribunal del Rey (y otros tribunales). Aquí fueron juzgados, entre otros, Sir William Wallace, el rey Carlos I durante la Guerra Civil, Sir Thomas More, John Fisher, Guy Fawkes, el conde de Strafford, etcétera.
-Banquetes de coronación de nuevos monarcas hasta el siglo XIX.
-Funerales de estado para el soberano y su cónyuge, los únicos que han recibido este honor sin ser tales, han sido Sir Winston Churchill y Frederick Roberts
-Discursos para ceremonias muy especiales.

Y la Historia nos dice que aún se utilizó para algo más. En la década de 1920 el salón fue sometido a una restauración en profundidad, sobre todo del techo y el famoso artesonado, y allí se encontraron dos bolas un poco más grandes que un bola de tenis. Los arqueólogos no sabían que podían ser, así que las llevaron a analizar. Estaban hechas con tripas de animalico forradas de lana de oveja y atadas con cuerdas, además de una mezcla de una especie de masilla y pelo humano. Eran de la época de Enrique VIII.
Los historiadores dieron la respuesta, eran pelotas de tenis, así que concluyeron que en Westminster Hall se pudo jugar algún partido de tenis, algo difícil, según mi opinión, ya que aquel tenis se jugaba en una cancha especial, pero bueno, quien sabe.
Este deporte se llama tenis real o "El deporte de los reyes", aún se juega, y la cancha varia bastante de lo que conocemos hoy en día como pista de tenis, es algo más parecido al pádel, ya que un par de paredes entran en juego. Enrique VIII era muy fan y construyó varias canchas como la que está, y que aún se utiliza, en Hampton Court, data de 1530.