viernes, 7 de agosto de 2009

Lobo, lobito...



Esta nueva entrada se sale un poco del guión del blog, pero la historia es misteriosa a más no poder, no es ninguna frikada tipo Yeti o chupacabras, esto es real como la vida misma.
Hacía algún tiempo que me apetecía escribir sobre este caso, no lo he hecho antes ya que me parecía, antes de saber nada más, que era todo demasiada leyenda y poca realidad, pero conforme he ido leyendo sobre el tema me parece que es al revés.
Si habéis visto el Pacto de los Lobos, una película que a mi me sorprendió, sabréis de que va está nueva entrada.
Entre Junio de 1.764 y Junio de 1.767 un animalito que con exactitud no se sabe que fue, asoló la campiña de la región francesa de Gevaudan, hoy conocida como Lozere, al sur de Francia. Las cifras bailan un poco, las oficiales de las que se tienen constancia escrita le atribuyen 207 ataques, de ellos repartidos en 80 ilesos, 38 heridos y 89 personas muertas. Si a esto le sumamos las cifras no oficiales que han pasado por tradición oral y que en estos casos hay que tomar con pinzas nos vamos a 36 muertos más. Sea como fuere, las cifras son espeluznantes.
Al animalico en cuestión le gusta la carne humana más que un tonto un bolígrafo, y siente especial predilección por niños y mujeres, evidentemente estos son los que menos problemas le dan a la hora de los ataques.

La primera victima es una niña de 14 años llamada Jeane Boullet, no le dan mucha importancia ya que es un zona con una gran presencia de lobos y de vez en cuando se dan ataques esporádicos. Pero el tema se empieza a torcer cuando en 3 meses ya son 6 las víctimas y algunos testigos juran y perjuran que no es un lobo, es algo más grande, la describen como "una bestia gigantesca de pelo rojizo con un tamaño mucho mayor que el de un lobo, con rayas negras en los cuartos traseros y una cresta de pelos largos sobre el lomo. La cola era larga y musculosa, y las mandíbulas, bien desarrolladas y llenas de dientes enormes".
Los habitantes de la zona se las habían tenido que ver más de cuatro veces con auténticos lobos. A todo esto se suma la violencia que utilizaba en sus ataques, la mayoría de los muertos o estaban destripados, o decapitados o partidos por la mitad. También se suma que muchos de los ataques se produjeron a la luz del día y solamente era un animal, no varios, los lobos suelen cazar en manada.

En ese mismo invierno la bestia mata a su antojo, prácticamente todas las semanas hay festival, los lugareños tienen miedo de salir de casa y más cuando la mayoría de las tareas en aquella época eran al aire libre, como la agricultura y la ganadería. Se hacen varias batidas con gente de la zona y cazadores profesionales que acuden a la llamada de auxilio, pero es imposible darle caza, más de una vez la acorralan e incluso le llegan a disparar y acertar, pero siempre consigue zafarse, incluso algún testigo dice que lleva una especie de coraza ya que aunque le acierten no consiguen herirla. Mientras tanto la bestia sigue matando a su antojo.
Se llega a convertir en un problema de estado y el rey Luis XV manda hasta cuatro escuadrones de Dragones al mando del capitán Duhamel para acabar con el bicho, pero no hay tu tía, matan a muchos lobos e incluso descubren huellas de gran tamaño.

En estas fechas hay un hecho sobresaliente. Siete amiguitos del metal, cinco niños y dos niñas el mayor de no más de 12 años llamado Andre Portefaix se encontraban pastoreando, este último "invita" a los demás a un día plácido de pastoreo montañil (menuda juerga) con la bestia rondando. Uno de ellos grita, la bestia se acerca, se ponen espalda contra espalda y armados con unos palos a los cuales al final les habían puesto un cuchillo le hacen frente como buenamente pueden, la bestia los ronda y se lanza a por el más pequeño de apenas ocho años y lo coge por la garganta. El pequeño Andre era el responsable de todos ellos y como tal sale detrás de la bestia y le tira varias cuchilladas y consigue que suelte al pequeño, sin embargo la bestia le ha arrancado la mejilla y allí mismo se la come.


Los chavalines de risas con el perro

El animalico se ve que tiene hambre y vuelve a la carga, está vez el elegido es Jean Veiryer, uno de ellos dice que hay que aprovechar la coyuntura y largarse de allí mientras se lo come (tener amigos para esto). Menos mal que Portefaix está en plan héroe y dice que nanay, que de allí no se va ni dios, van a salvar a Jean cueste lo que cueste. Efectivamente todos los niños se dirigen hacía donde está la bestia con el pequeño Jean y su brazo cogido de las fauces, intentan clavarle los cuchillos en la boca, ojos y la cabeza, no aciertan ni uno pero van obligando a la bestia a recular, la rodean en un cenagal. Si se queda la van a acabar matando tarde o temprano, así que suelta el brazo de Jean y sale rauda de allí. Portefaix llega a hombros de sus amigos a la aldea de Chanaleilles, de donde son. El hecho llega a oídos del rey, y este se hace cargo de la educación del chavalín.

Volvemos al barro. Llamado por un reto tan tentador y como no, por las 2.000 libras de recompensa acude a la zona un cazador de lobos de renombre, Jean-Marc Charles Antoine Vaumesle de Enneval, con este nombre había podido ser también garçon del pis de su graciosa majestad.
Enneval, junto a su hijo empiezan la caza. Los dragones ya han tenido que irse de allí llamados a otros quehaceres, por cierto, es tanta la repercusión que está teniendo este tema que desde los demás paises el cachondeo es importante ¿como van a poder ganar una guerra o proteger su pais si no pueden cazar a un "simple lobo"?.
La táctica empleada por Enneval es rodear la zona donde se ha visto a la bestia ultimamente e ir acotando el terreno hasta conseguir darle caza. Sin embargo es tan sumamente lento que los habitantes de la zona montan en cólera, ya que la bestia sigue matando por doquier.
Se organiza una gran batida como jamás se había hecho, más de 700 hombres, 120 cazadores armados y más de cien perros de caza, pero no se consigue nada. Ni que decir tiene que los habitantes de la zona ya empiezan a pensar que se trata de un bicho que viene del mismo infierno, debido a su modo de actuar y a su dificil captura. Estallán disturbios y como no la Iglesia aprovechando la coyuntura y através de los curas y párrocos de la zona dicen que la envia Dios como castigo a la poca afluencia de gente a las iglesias...tela.

Atención a la jugada y quedaros con este dato para luego. El 21 de agosto de 1.765, después de una altercado con un par de soldados, Jean Chastel y sus hijos Antoine y Pierre son encarcelados y no salen hasta el 2 de Noviembre. Durante este tiempo la bestia no hace acto de presencia ni se produce ningún ataque. Es un hecho muy raro ya que el animal en cuestión, durante los tres años que duran los ataques no se toma unas vacaciones tan largas jamás ¿Casualidad?.



Un tal Antoine Francois hombre de confianza del rey es enviado a la caza de la bestia, militar y también cazador. El 21 de Septiembre de ese mismo año en una batida organizada por Antoine se ve a un enorme lobo, el mismo lo abaté después de tres disparos.
En el informe declara que jamás se había visto un lobo de proporciones tan grandes y que con total seguridad era la bestia famosa, La alegria llega a la zona, se lleva el lobo disecado a Versalles donde se la una importante suma de dinero que reparte entre sus ayudantes.


Luis, la bestia, la bestia, Luis.

Pero la alegria dura poco, el 2 de Diciembre la bestia ataca de nuevo. Durante 1.766 "sólo" mata a doce personas, viéndola varias veces más y produciendose una treintena de ataques. Al siguiente año se le atribuyen casi 20 muertes, la última Jeanne Bastide, el 17 de Junio.
Dos días después de este ataque se vuelve a organizar otra batida, en esta estaba el citado Jean Chastel. Ve a la bestia y se quedan mirando el uno al otro (como si lo conociera), a Chastel le da tiempo de rezar una letania, ponerse sus gafas, cargar el arma apuntar y disparar, (todo esto contado por varios testigos que estaban petrificados). Por supuesto la mata de un disparo en la cabeza que le rompe cuatro vertebras.

El notario real Ettienne Marin que estudia el cuerpo cuando lo llevan al castillo de Besques, apunta esto: "Visiblemente no se trata de un lobo sino de un mastín enorme, muy grande como un toro de un año de edad, con pelos largos y erizados, una gruesa cabeza, el pecho ancho y blanco maculado manchas rojizas, una melena negra sobre la espalda que iba de la cabeza al nacimiento de la cola que tenía como muy larga y encorvada y que batía sus costados".
Chastel va con el cuerpo a Versalles a pillar cacho, pero debido al calor y a los dias pasados desde su caza llega con en animalico en avazando estado de putrefacción, el rey se niega a ver el cuerpo y no le da ni las gracias. Sin embargo el esqueleto se guardó en el Museo Real de París, pero se perdió en un incendio hacia 1.830.
Ya no se volvieron a dar ataques de la bestia, así que se supone que esta era la auténtica.


Placa recordando a Jean Chastel

Y aquí es cuando llegan las preguntas. Exactamente ¿Que animal era?
1.-Según las descripciones unos se inclinan por que hubiera sido una gran subespecie de lobo de los Alpes, extinta en el siglo XIX.
2.-Otros por una hiena, la primera descripción coincide con este animalico. De hecho en la zona había un noble que tenía en cautividad varios animales exóticos de sus viajes a Africa y en un principio se creyó que fuera este animal.
3.-Un lobo marsupial o tigre de Tasmania, coincide también con las descripciónes, pero es bastante improbable ya que es más pequeño que un lobo y es bastante dificil que es Europa en esas fechas hubiera alguno traido desde las antípodas.
4.-Un animal "no catalogado" por la ciencia. Me explico, se habla de que pudiera ser un animal del que no se tuviera constancia científica hasta esa fecha y del que no se volvió a saber, alguna especie de lobo o perro salvaje de grandes dimensiones. Estos animales están ahí pero sin descubrir. Unos ejemplos de estos animales podrían ser el okapi, el varano de cómodo, el celacanto o la pantera nebulosa de borneo, animales descubiertos todos ellos en el siglo pasado. Además cuando llego el animal muerto por Chastel a Versalles algunos naturalistas se interesan por el ejemplar, pero está en tan mal estado que no lo pueden estudiar.
5.-Un híbrido cruce entre perro y lobo de gran tamaño, está es la opción más plausible. En aquella época era muy común este tipo de cruces para conseguir un perro de guerra, de caza o de pelea lo más fiero y grande posible. Además según algunos testigos algunas balas incluso rebotaban en el lomo de la bestía, esto podría deberse a que a estos perros de presa ocasionalmente se les ponían corazas de cuero grueso para evitar que en las cacerias resultaran lesionados por sus presas.

Por supuesto ni zoologos, ni naturalistas, ni científicos, ni veterinarios, ni biologos se ponen de acuerdo en la identidad del animal en cuestión. Por una parte las descripciones coinciden con algún animal, sin embargo su comportamiento no. Es practicamente imposible que un lobo, un híbrido o una hiena actue sólo de la manera que lo hizo la bestia en cuestión, estos animales actuan en manadas y sin embargo todas las descripciones de la época coinciden en que sólo era un animal.
Sin embargo hay una cosa en la que coinciden casi todos, sea lo que sea debía de estar domesticado y entrenado para atacar a personas. Estos animales no lo suelen hacer a no ser que sea por causas muy puntuales como la falta acuciante de comida y que les obligue a atacar a personas. Sin embargo este bicho estuvo dando mal cuatro años seguidos, los especialistas aseguran que un animal domesticado tiene un tiempo para volver a ser salvaje hasta cierto punto. La bestía el primer y segundo año atacó casi sin descando, sin embargo los dos años siguientes bajo el nivel, parecía ser que estaba olvidando sus enseñanzas. ¿Podría ser su dueño Jean Chastel?
Existe otra teoria que es la que expone la película, que fuera un complot de la nobleza de la zona en contra del poder real, una manera de echar un pulso a ver quien podía más, en la película el bicho es un león con coraza. Esta dirección sin embargo se antoja bastante descabellada.

Un último dato para la leyenda. Se dice que Jean Chastel fundió una medalla de la virgen de plata e hizo el proyectil que acaba con la bestia. De aquí viene la creencia popular que para matar a un hombre-lobo hay que utilizar balas de plata.

Un misterio muy real, sin duda.

Aquí teneis otra historia muy interesante: Los comedores de hombres de Tsavo